martes, 8 de julio de 2014

EL "MÓVIL" DEL RESPETO

He intentado quitarle importancia, pensar que no es para tanto, que es cuestión de tiempo aceptarlo, que necesitan estar conectados, que es parte de su trabajo, que necesito habituarme, que no es tan terrible, que puedo soportarlo, que hay que diferenciar entre unos usos y otros... En fin, lo he intentado casi todo y algo he conseguido. Así, cada vez que alguien está hablando conmigo y visita de forma recurrente su móvil; o sonríe al leer su último mensaje mientras asiente con la cabeza para responder a la pregunta que le acabo de hacer, he conseguido una mezcla de indiferencia  y ligera incomodidad. No obstante, me gustaría compartir esto:


No hay comentarios:

Publicar un comentario